Boda Mediterranea, Ceremonia junto al mar

 Porque yo, nací en el Mediterráneo,  Amor mediterráneo,  Mediterráneo ruta de calor…son algunos versos de canciones inspiradas en el mar que automáticamente nos hacen pensar en verano,  romance,  alegría y espíritu joven y libre.

Casarse junto al mar es el sueño de muchas parejas, y España nos ofrece una lista tan larga de posibilidades como lo es nuestra Costa.

Ya hice un maravilloso post sobre las maravillosas Bodas en  Baleares (bueno, por algo resdido en Ibiza ;),  y las bodas en la costa andaluza están incluídas en otro; en ellos encontraréis tips sobre el tema que más cuido en las bodas: “la ceremonia”.

Ahora hablemos de tantos otros rincones de la Costa Mediterránea donde una boda junto al mar puede ser una realidad.

Desde una boda de puesta de sol en Murcia (La Costa Cálida, con Mazarrón y Äguilas y que incluye el Mar Menor y La Manga,).

Bodas en barco en Alicante (La Costa Blanca desde Denia al Pilar de la Horadada, Calpe,  Jávea, Torrevieja o Benidorm, donde además de sus conocidísimos enclaves turísticos aún encontramos  rincones escondidos para lograr la intimidad que buscáis).

Enlaces al amanecer en la playa de Valencia (La Costa Valenciana,  muy arenosa ideal para sentir su contacto al caminar, con playas aún salvajes como El Saler, o más turísticas como Gandía y Cullera y las opciones del entorno de la albufera o las marismas con su toque bucólico).

Una boda veraniega luciendo la piel bronceada en Castellón,  en la Costa del Azahar (quizás en Peñíscola, para sentiros igual de bonitos que él,  ya que ostenta el titulo de “pueblos más bonitos de España”,  o Benicasim, Oropesa del Mar,  y los Parques Naturales de Prat de Cabanes-Torreblanca y Parque de la Sierra de Irta con su espléndida zona marítima).

Ya en Cataluña, en la Costa de Tarragona podéis disfrutar de una súper boda ya que las distancias son cortas y una provincia con un conjunto arqueoológico declarado Patrimonio de la Humanidad, Catedral del SXII, el divertido Port Aventura y la espléndida Costa Dorada con sus playas de Cala Fonda, Cala Jovera (a los pies del castillo de Tamarit), Salou, Cambrils, Ametlla de Mar, o Parque Natural Delta del Ebro, da para una celebración bien aprovechada.

Estaríamos llegando a Costa Barcelona, donde el mar es el punto de partida de un territorio donde disfrutar de sensaciones muy intensas. Con un singular patrimonio modernista, espacios naturales impresionantes y una arraigada tradición de enoturismo,  es el cóctel perfecto para vuestro enlace.

El Garraf con su aire payés y marinero, El Maresme tipicamente mediterráneo, El Baix Llobregat muy cerquita de la capital,  por si os trasladáis en vuestro día pero algunos invitados no pueden quedarse a disfrutar de toda la noche al lado del mar.

Y si decidís alcanzar el tope de nuestro Mar Mediterráneo,  entraríamos  a la elegantísima y coquetamente vintage Costa Brava, en Gerona. Lo que distingue a La Costa Brava son los espectaculares rincones donde la primavera y el verano mantienen ese aire romántico, tan apropiado para una ceremonia de boda cálida y vibrante.

Pals, Tossa del Mar,  Cadaqués,  Blanes,  Roses,  Figueres,  Empuria Brava (La Venecia española con sus tranquilos canales),  son localidades donde incorporar en vuestra ceremonia rituales como verter arena de una caracola entre vuestras manos, representando todo aquello que compartiréis en el futuro, o teñir sal marina con colores que os representen y combinarlos en un tercer recipiente serán muy apropiados.

…Permitidme desembarcar en  vuestra soñada boda mediterránea,  para escribir y oficiar la más dinámica,  ocurrente,  romántica,  y única como vosotros, ceremonia; porque vuestro amor,  se acunó en el mediterraneo.